sep 25, 2013 20:40 pm - Publicado por Margarita

Esta semana os traigo una receta perfecta para cocinar con vuestros hijos y preparar un plato de pasta diferente y completo: Caracolas (Conchiglioni)  rellenas de carne y verduras.

Esta es una pasta muy vistosa, que por su tamaño permite rellenos. A los niños les resulta muy atractiva y disfrutaran tanto ayudando en su preparación o comiéndola.

Esta receta la he hecho en algunos talleres con niños con gran aceptación.

Ingredientes: (4 personas)

Caracolas (Conchiglioni o Lumare),

 

la cantidad variará según edad y apetito. Para los niños entre 6/8 unidades y para los adultos 12 unidades (150 gr )

300 gr de carne picada de ternera.

1 puerro, ½ pimiento verde

1 calabacín y  un trozo de calabaza (150 gr)

Tomate natural triturado 400 gr.

4 cucharadas de vino para cocinar

Sal, pimienta, nuez moscada, orégano.

Leche evaporada tipo ideal 200 ml.

50 gr de queso rallado

Preparación:

En una olla con abundante agua con sal y un chorro de aceite coceremos la pasta según indicación del fabricante. : Las  Caracolas o Conchiglioni necesitan unos 14 minutos.

En una sartén con un poco de aceite, salteamos la carne picada moviendo constantemente y aplastándola con una cuchara de madera. Salpimentamos, espolvoreamos orégano.

 

Cuando empiece a dorarse la carne añadimos el vino damos un hervor y ponemos la mitad del tomate. Mezclamos y dejamos hacer 12/14 minutos. Comprobar el punto de acidez por si fuera necesario añadir un poco de azúcar.

El aplastar y mover la carne lo pueden hacer los niños a partir de los 7 años explicándoles la importancia de mantener sujeta la sartén y con un fuego medio/bajo. Por supuesto vigilaremos e iremos informándoles de los pasos a seguir.

Mientras se hace la carne vamos a picar las verduras en cuadraditos muy pequeños (Brunoise). Este tipo de cortes se puede hacer con mandolinas específicas para esta función con los que los niños no tendrán que utilizar cuchillos.

 

Se les explicará claramente como se utiliza la mandolina, donde están las cuchillas y como se debe de sujetar. Esta es una actividad que les encanta. Comprobaran las diferentes durezas, texturas y colores de las verduras que utilizamos.

Una vez que las verduras están cortadas las pondremos en otra sartén con un poco de aceite y las saltearemos unos 12 minutos a fuego bajo. Pasado este tiempo añadiremos unas cucharadas de tomate, suficiente para que le de color y algo de sabor pero se tienen que distinguir las verduras.

 

Cuando la carne y las verduras estén listas apagamos los fuegos y reservamos.

Ya tendremos la pasta en su punto, escurrimos  y pasamos por el chorro de agua.

 

 

Cuando hayan perdido todo el  agua las pasamos a un plato grande y con la ayuda de una cucharita de café vamos rellenando las caracolas: 1 con carne, 1 con verduras y las irán entremezclando.

 

Mientras los niños se dedican a esta labor, con la que disfrutaran mucho, nosotros ponemos en la sartén donde hemos hecho la verdura y cucharadita de aceite añadimos la leche evaporada y cuando este cociendo añadimos el queso, mezclamos y movemos bien hasta que se forme una crema un poco espesa. Salpimentamos y ponemos un poco de nuez moscada.

 

 

Una vez tenemos todas las caracolas rellenas (mejor en recipientes individuales) añadimos la crema de leche, espolvoreamos un poco de queso  y gratinamos.

 

 

 

 

 

Listo!!!

 

 

Se puede mezclar la carne con las verduras pero el fin de esta receta no es disfrazar o esconder las verduras sino que comprueben que la pasta está igual de buena con carne o con verdura y sientan los diferentes sabores.

 

This entry was posted in Recetas para niños, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.