nov 06, 2012 23:02 pm - Publicado por Margarita

La temporada de setas es muy breve y más para los que disfrutan del placer de recolectarlas, cocinarlas y saborearlas.

Hoy en día disponemos en el mercado diferentes formatos durante todo el año, pero si eres de los afortunados, que después de un día de búsqueda y recolección te encuentras con una cesta llena y las quieres conservar, aquí tienes algunos consejos.

Las setas recién recogidas se conservan 4 /5 días en la nevera poniéndolas en un recipiente cubierto con un paño. Nunca guardar en bolsas de plastico.

Es mejor quitar la tierra con un cuchillo, un pincel, un cepillo de dientes o un paño húmedo. Evitar  limpiar sumergiéndolas o  al chorro de agua.

Si queremos conservarlas por más tiempo, a parte del método que escojamos, es imprescindible  prepararlas máximo 48 horas después de la recogida, para que las setas se mantengan con todas sus propiedades.

Setas deshidratadas o desecadas

Este es un método sencillo que sólo exige un poco de paciencia.

Después de limpiar bien las setas, como hemos indicado anteriormente, las ensartamos  en un hilo (procuraremos utilizar setas de un tamaño similar) y dejamos  secar en un espacio aireado, seco y sin humedad. Una vez secas, las guardamos en un tarro herméticamente cerrado. En el momento de consumirlas las pondremos 1 hora en agua para volverlas a hidratar.

También, podemos, una vez  desecadas, triturarlas y utilizar el polvo de setas como condimento para dar sabor a salsas, guisos…

Setas congeladas

Con este método tenemos 2 opciones:

Una vez hemos limpiado las setas (como indicamos anteriormente), las escaldamos en agua 2/3 min., escurrir y secar. Las ponemos en bolsas  especiales para congelar y muy importante, debemos congelar en el menor tiempo, para ello regularemos la temperatura lo más baja posible y pasadas 24 horas pondremos el congelador en su temperatura normal.

También podemos congelarlas después de cocinarlas con una salsa lista para consumir.

Setas en aceite

Después de limpiar bien las setas las escaldamos en agua (el mismo proceso que vimos anteriormente) las dejamos enfriar y las ponemos en un frasco con sal y cubiertas de aceite. También podemos añadir alguna hierba aromática.

Para este método de conservación es mejor utilizar setas grandes como níscalos, boletus…

Setas en vinagre

Una vez limpias las cocemos 2/3 min. en una mezcla mitad agua mitad vinagre, pimienta, unas hojas de laurel y unos dientes de ajo. Ponemos las setas en frascos y continuamos cociendo, solo el liquido, unos 10 min. Rellenamos los frascos con el caldo resultante y cerramos herméticamente.

Estos son los métodos que he utilizado en alguna ocasión, ¿Y tú? ¿Has conservado setas de alguna otra forma?  Me encantaría que compartieras tu experiencia.

This entry was posted in Curiosidades Gastronómicas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.