jun 11, 2013 21:06 pm - Publicado por Margarita

 

 Las opciones que tenemos a la hora de preparar una guarnición son muy diversas: patatas, verduras, arroz, setas…. Y muchas veces nos decidiremos por una u otra dependiendo del alimento que forme el plato principal (carne, pescado…).

Pero creo que, estaréis de acuerdo conmigo, las patatas son las reinas de las guarniciones, porque además de gustar a todos nos ofrecen muchas posibilidades.

Así que he pensado que la mejor forma de empezar este monográfico de guarniciones es hablando de las patatas.

¿Sabéis que hay más de 4.000 variedades de patatas?

En España, estas son algunas de las variedades que encontramos fácilmente en nuestros mercados:

Patatas para  FREIR

Variedades: CAESAR, TURBO, VICTORIA, ACCORD, VOYAGER, CARRERA, MONALISA, FRISIA

Patatas para COCER

Variedades: MONALISA, AGATA, NICOLA, EDEN, VIVALDI

Patatas para ASAR

Variedades: MONALISA, ELODIE, AGATA, CLAUSTAR, MARABEL, SAMBA, VIVALDI

Fritas, cocidas, al horno, en puré, salteadas…¿por cual nos decidimos?

¿Qué os parece si empezamos por la opción más básica?:

 

Patatas fritas

¿No os ha pasado encontraros delante de un plato con patatas fritas y cuando las probáis están blandas, llenas de aceite e incluso con sabor a otro alimento? ¡Qué desilusión!

Para hacer unas patatas fritas que queden crujientes, con poco aceite y sabor adecuado hay que seguir unos sencillos pasos. Algunos ya los vimos en “Curiosidades gastronómicas…La fritura”

-Utilizar abundante aceite de oliva limpio.

-Escoger la variedad de patata adecuada (suelo escoger la patatas roja y la nueva)

-Pelar y cortar a tamaño similar las patatas.

-Poner en agua fría unos minutos. Secar bien.

-Una técnica que da como resultado unas patatas con una capa seca y crujiente por fuera es “la doble fritura”, que consiste en…

Freímos primero las patatas a fuego moderado (140/150ºC), sacamos las patatas de aceite y reservamos.  Subimos la temperatura del aceite a 180/190ºC, volvemos  a freír las patatas y en 3 minutos estarán listas. Se habrá formado una capa gruesa, dorada y crujiente.

Unas patatas fritas que se hacen a fuego fuerte y en muy poco tiempo ofrecen en un primer momento una fina corteza crujiente, pero esta se ablanda con la misma humedad de la patata, en el momento de servirlas ya están blandas.

 

Patatas asadas

 Las patatas asadas son también una buena opción.

Podemos asarlas enteras con piel, abierta a la mitad y con mantequilla, en láminas con cebolla y pimientos…

Como muestra de patatas asadas he escogido

“Torre crujiente de patata asada”, por su sencillez, facilidad y vistosa presentación.

 Ingredientes (para 6 raciones):

3 patatas medianas y con forma ovalada

Aceite de oliva virgen extra.

Unas hierbas aromáticas, tomillo, romero.

Preparación:

Lavar bien las patatas y cortarlas con la mandolina en rodajas finas. Según las vamos cortando hay que procurar mantener el orden tal como van saliendo,

 

 

 

Empezaremos colocando en la base una rodaja de la parte más gorda de la patata, pincelamos con un poquito de Aceite de Oliva y colocaremos la siguiente rodaja de patata, de más grande a más pequeña.

Las ponemos en un recipiente para horno, mejor que no sea muy ancho para que no se desmonten las torres.

Espolvorear con las hierbas y hornear a 180º durante 50 minutos aprox. (ya sabeis, depende de cada horno)

 

 

 

Espero que os sea útil esta información. ¡¡¡La próxima semana más!!!

 

 

 

This entry was posted in Curiosidades Gastronómicas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.