ene 22, 2013 22:15 pm - Publicado por Margarita

Me ha parecido interesante, como amante de la cocina y la dieta mediterránea, ampliar, un poco más, mis conocimientos sobre los frutos secos y, a la vez, compartirlos con todos vosotr@s.

Sabemos que su  consumo se remonta a la antigüedad y que es un alimento básico en muchas culturas, especialmente la mediterránea.

Incluimos dentro de este grupo, “Frutos secos”,una gran variedad de productos convidasana.es

unas características comunes:

en su composición natural tienen menos de un 50% de agua, son alimentos muy energéticos que  nos aportan una gran cantidad de vitaminas (sobre todo grupo B), minerales (magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro), oligoelementos, fibra y ácidos grasos Omega 3. Imprescindibles en algunas etapas de nuestra vida, infancia, embarazo, vejez y en momentos de sobreesfuerzo físico y mental.

 

Composición nutricional de algunos Frutos Secos:

 

FRUTOS SECOS Calorías Proteínas Lípidos Hidratos de Carbono
Almendra 499 16 51,4 4
Avellana 625 13 62,9 1,8
Cacahuete 452 20,4 25,6 35
Castaña 349 4,7 3 89
Ciruela pasa 177 2,2 0,5 43,7
Dátil seco 256 2,7 0,6 63,1
Higo seco 270 3,5 2,7 66,6
Nuez 670 15,6 63,3 11,2
Piñón 568 29,6 47,8 5
Pistacho 600 - - -
Uva Pasa 301 1,9 0,6 72

 

 

 

Como podéis ver los beneficios de incluir estos alimentos en nuestra dieta son innumerables, pero dejo este apartado para los expertos en nutrición/salud y nos volvemos a nuestras cazuelas

Podemos diferenciar dos grandes grupos de frutos secos.

Los que tienen cascara dura:

Anacardos, almendra, avellana, cacahuete, castaña, nuez, piñón, pipas de girasol,  pistachos…

 

 

 

Y la fruta desecada:

nuevotiempo.org

nuevotiempo.org

Ciruelas desecadas, dátiles, orejones de albaricoque, higos secos, uvas pasas…

 

 

Desde el punto de vista culinario, son un complemento perfecto para ensaladas, pescados, carnes y un ingrediente imprescindible en numerosos postres y platos tradicionales.

El aspecto, textura y sabores es muy diferente de uno a otro y esto marca una gran diferencia a la hora de utilizarlos y cocinarlos. En la actualidad, más allá del uso tradicional que se hacía de ellos, hay una tendencia a emplearlos cada vez más en diversos platos.

Como regla general, los frutos secos de cascara dura, se utilizan en pequeñas cantidades, normalmente tostados (no demasiado, pueden amargar) y se añaden cerca del final de la cocción o preparación.

Algunos de ellos son una base imprescindible en algunas salsas: piñones, almendras y avellanas

 

Las frutas desecadas se suelen macerar en algún liquido para su rehidratación o para que adquieran determinados aromas (ej. vino, especias…), son el complemento perfecto de muchas carnes.

Todos estos datos nos permiten conocer y valorar la importancia de estos alimentos y decubrir nuevas posibilidades para enriquecer nuestro recetario.

La próxima semana profundizaremos en sus posibilidades culinarias.

 

This entry was posted in Curiosidades Gastronómicas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.