may 15, 2013 22:37 pm - Publicado por Margarita

Ayer, con la excusa de la festividad de San Isidro, decidimos hacer una barbacoa y reunir a un grupo de amigos y amantes de la carne.

Como el lunes y el martes tenía unas jornadas un poco complicadas de trabajo y no podía acercarme a la carnicería, decidí hacer la compra online con Grupo Morán, una opción nueva donde se unen profesionalidad, calidad, servicio y comodidad.

Entramos en la tienda,  http://www.grupomoran.com/tienda/y nos sorprendió la variedad y calidad de los productos así como la sencillez a la hora de realizar la compra.

Chuletón, entrecot, solomillo….¿por cuál decidirse?

Cuando tus invitados son en su mayoría profesionales o próximos a círculos gastronómicos, la cosa se complica…

 

Nos llamo la atención una pestaña…rincón del exquisito”.  Después de ver los productos que aparecían en este rincón, Jesús y yo nos miramos satisfechos… ¡Aquí estaba nuestra solución!

Medallón de Lomo Irlandés (Cube Roll) y Lomo alto Black Angus (Americano).

Decidimos hacer una degustación con estos 2 tipos de carne y ver las diferencias de textura y sabor. Y por supuesto pedí información detallada sobre estas razas, orígenes, forma de crianza, alimentación…

La carne irlandesa es de animales de menos de 30 meses y alimentados en pastos.

La carne Americana es de animales de unos 18 meses con una alimentación mixta, en pastos en un principio y después 180 días de alimentación con maíz. Circunstancia que da como resultado un sabor muy intenso.

Tienen en común grasa intramuscular (infiltrada) en lugar de grasa exterior (envolviendo al músculo) lo que mejora la suavidad de la carne.

 

El miércoles a las 10 de la mañana llegaba a casa nuestro pedido.

 

Como es la primera vez que hacíamos uso de este servicio, comprobamos los envases, los cortes,  la temperatura… todo perfecto!!!

Y aunque grupo Morán hizo todo lo posible para que nuestra barbacoa fuera un éxito, el clima puso todo de su parte para lo contrario: bajada de temperatura, lluvia constante… y de nada nos sirvió repetir la estrofilla madrileña de “San Isidro labrador, quita el agua y pon el sol”.

Tuvimos que  montar las mesas en el interior (como pudimos) y la barbacoa debajo de un toldo.

Después de los aperitivos, las ensaladas y algunos productos más para barbacoa, preparamos la carne.

Primero hicimos el lomo  Americano.

Los comentarios giraron alrededor de su ternura, su jugosidad y su sabor delicado pero con carácter. Por unanimidad ¡¡¡un  10!!! Gustó por igual a los muy carnívoros que la tomaron muy poco hecha, que a los que les gusta bastante pasada (no perdió jugosidad ni sabor).

 

 

 

Llegó el turno del Lomo Irlandés.

Cristina, una  amiga de familia materna irlandesa, no se lo podía creer.

El sabor de la carne le recordaba sus estancias en Irlanda y las comidas en familia.

 

 

 

 

 

 

 

 

En cuanto a ternura y jugosidad todos de acuerdo ¡Magnifica! En el sabor tuvimos diversas opiniones. Para los amantes de la carne les pareció sublime  el sabor intenso y el color rojo vivo.

 

 

 

 

 

Un día perfecto, a pesar de la lluvia. Disfruté de la compañia, de la magnífica  conversación, de las risas y  del descubrimiento de nuevos recursos para nuestras recetas.

Y… por supuesto decididos a repetir la experiencia con carnes nacionales.

 

 

 

This entry was posted in Curiosidades Gastronómicas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.