ene 08, 2013 22:45 pm - Publicado por Margarita

 

En cocina llamamos “ave” a todos los animales de pluma del corral, como patos, pavos, pollos, gallinas, pichones, gallos o pintadas.

Es una de las carnes más utilizada desde la antigüedad (ya los egipcios describían como las cocinaban) por las numerosas posibilidades que nos ofrece.

Conservación y consumo

Las aves se venden frescas y congeladas.

Es un alimento que puede consumirse desde el momento en que se ha sacrificado al animal ya que no necesita “envejecer” como otras carnes. Pero su carne se estropea con facilidad por lo que debemos, una vez en casa, sacarla de su envoltorio, limpiarla y secarla bien, retirar los despojos, poner en un plato y cubrir con papel de aluminio. Consumir en los dos días siguientes.

Un ave descongelada debe de cocinarse en un máximo de 24 horas

Manipulación e higiene

La salmonella es una bacteria que convive con las aves y que no producen problema si recurrimos a una serie de medidas de precaución muy sencillas durante los procesos de almacenamiento, manipulación y cocción:

- No cocer las aves a temperaturas bajas (menos de 150ºC) ya que el interior de la carne tiene que alcanzar los 65ºC. Mínimo, con la mayor rapidez posible.

- Imprescindible lavarse las manos con agua caliente y jabón después de manipular las aves. Y seguiremos el mismo procedimiento con los utensilios y superficies que han estado en contacto con la carne en crudo (cuidado con los cuchillos y la tabla donde se ha partido la carne).

- Cuando asamos un ave sabremos que está lista cuando introduciendo una aguja en la zona centrar los jugos salen claros y limpios (no rosados)

Valor nutritivo

Las aves presentan un contenido proteico igual al resto de las carnes.

El contenido en materia grasa es variable dependiendo de la especie (El pato y la oca son más grasos que la codorniz, el pollo, la pintada o el pavo) y de la parte del animal (la pechuga es más magra que los muslos)

La materia grasa de las aves es menos saturada y mucho más poliinsaturada que otras carnes.

Si tomamos como ejemplo la carne de pollo:

 

Image courtesy of James Barker: FreeDigitalPhotos.net

Valores   nutritivos por 100 g

Kcal:  

121

Proteina: 

20,5 g

Grasa:

4,3 g

Colesterol:

87 mg

Calcio:

10 mg

Hierro:

1 mg

Acido fólico:

12 mcg

 

Con estos datos podemos decir que es una carne magra, de fácil digestión, rica en proteínas y con poco colesterol.

 

 

This entry was posted in Curiosidades Gastronómicas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.