nov 14, 2013 17:51 pm - Publicado por Margarita

Esta es una receta que empecé a utilizar hace 20 años y los celiacos no tenían la variedad de productos que existen hoy en día y no había pizzas. Fue una manera divertida de que Javi comiera verduras.

Posteriormente  ha sido un aperitivo o cena informal cuando nos reuníamos adultos y niños  o cuando venían amigos de Javi y se quedaban a cenar, con gran aceptación.

Como lo que utilizo sobre las rodajas de verduras tienen sabores intensos (atún, jamón, queso),  que ya conocen y les gustan es más sencillo que lo tomen.

Os animo a que lo probéis con vuestros peques.

He utilizado calabacín y berenjena pero también las he preparada con rodajas muy finas de calabaza.

Ingredientes:

No doy cantidades pues dependerá del número de minipizza que preparéis.

Berenjena

Calabacín

Lata de atún (puede ser al natural o en aceite)

Tomate frito

Jamón serrano en cuadraditos

Queso rallado.

Preparación:

Lavamos y pelamos en tiras (un trozo si, un trozo no) cortamos las verduras en rodajas. Al principio haremos las rodajas más finas hasta que se acostumbren a los sabores.

Pincelamos la sartén con un poco de aceite y hacemos a la plancha  las rodajas de calabacín y berenjena. No tienen que quedar muy hechas.

Escurrimos bien el atún y lo mezclamos con tomate frito, aplastándolo bien con  un tenedor.

 

 

En una sartén doramos el jamón, añadimos el queso rallado.  Dejamos hasta que se derrita el queso.

Ponemos sobre el calabacín el atún con tomate y sobre la berenjena el jamón con queso.

 

 

 

 

 

Gratinamos unos minutos en el horno.

 

 

 

 

 

 

 

 

Listo!!!

This entry was posted in Recetas para niños, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.