dic 12, 2012 21:21 pm - Publicado por Margarita

 

Hemos comentado, anteriormente, algunos beneficios de utilizar un solo plato (por supuesto completo y equilibrado) en los menús de los peques.

¿No tenéis la sensación que al hablar de este tipo de platos parece que nos referimos a algo  actual y que se recurre a ello por falta de tiempo y como una solución rápida?

Nada más lejos de la realidad. Si retrocedemos en el tiempo y recordamos los guisos de nuestros abuelos y… más atrás, veremos todos que se utilizaban como platos únicos.

Hoy os traigo una receta que mi madre aprendió de su madre y su madre…

De niña me encantaba por su olor y su sabor y con ella comencé a comer calabacín.

Y con ese mismo fin la he utilizado en los menús de la escuela infantil y con mi hijo con unos magníficos resultados. Espero que os sirva.

La preparación es algo entretenida por los diferentes pasos a seguir pero muy fácil (los niñ@s pueden colaborar y seguro que les encanta). Lo podemos planificar como una actividad familiar en una mañana de lluvia.

Ingredientes:

Patatas medianas (calculamos 2 por comensal)

2 Calabacines, que no sean finos.

½ kg de carne picada de ternera

2 huevos

Harina (o Maicena) y pan rallado.

½ cebolla, 1/ pimiento verde, perejil, 1 diente de ajo, azafrán.

Vino de cocinar.

Preparación:

Ponemos la carne picada en un recipiente, añadimos el diente de ajo y el perejil picados muy menudos, la clara de 1 huevo, salpimentamos.

Amasamos hasta conseguir mezclar bien todo. Se puede añadir un poco de pan rallado para conseguir más consistencia (esta es una labor perfecta para los peques)

Pelamos las patatas y los calabacines.

Vaciamos  el centro de las patatas, con cuidado de no romperlas, ponemos un poco de sal.

Partimos los calabacines en 3 ó 4 trozos (dependiendo del tamaño) y también vaciamos el interior.

El vaciado también lo pueden realizar los más mayores.

¿Dónde están los ayudantes? Rellenamos los agujeros de las patatas y los calabacines con carne picada.

Nos sobrará carne así que les animamos a que hagan bolas (albóndigas).

Ponemos un plato con harina y otro plato con huevo batido.

Vamos pasando las patatas, los calabacines y las albóndigas 1º por harina (poca cantidad) y después por el huevo. Otro proceso en el que disfrutarán mucho nuestros ayudantes. Podemos hacer una cadena, cada colaborador una función.

 

 

Si nos sobra huevo podemos rebozar los trocitos de patata y calabacín que nos han quedado al vaciarlos.

 

En una sartén con abundante aceite, vamos dorando las patatas, los calabacines, la carne y los trocitos restantes.

 

 

Cuando estén dorados por todas las caras pasar a una cacerola y reservar.

 

 

 

Colamos el aceite que hemos utilizado y volvemos a poner en la sartén unas 3 cucharadas.

Añadimos la ½ cebolla y  el ½ pimiento verde picados muy finos, rehogar unos minutos, incorporar un chorro de vino dar un hervor.

Añadimos un poco de harina, disolvemos bien. Incorporamos un vaso de agua caliente y cuando empiece a espesar lo volcamos en la cazuela sobre las patatas.

 

Cubrimos con agua caliente y dejamos cocer.

 

Machacamos un poco de azafrán y perejil y lo incorporamos (usar el almirez es algo con lo que también disfrutan los más pequeños) y observar cómo cambia el color del guiso al añadir el azafrán les sorprende mucho.

El tiempo de cocción dependerá del tipo de patatas que usemos y del tamaño. Aproximadamente 50/60 min.

Como veréis es un plato completo, sabroso y muy adecuado para este tiempo frío.

 

This entry was posted in Recetas para niños, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.