nov 07, 2012 21:04 pm - Publicado por Margarita

Las épocas de cambios o transición, en muchas ocasiones, producen sensación de inestabilidad, inseguridad o como mínimo una cierta inquietud.

¿Habéis observado como los niños son felices escuchando el mismo  cuento hasta que se lo saben de principio a fin y nos corrigen si cambiamos una palabra? El control y el conocimiento les dan seguridad y confianza.

En la época de transición de los alimentos triturados a las comidas sólidas se pueden producir situaciones de una cierta inestabilidad e inquietud.

Los peques, sienten la incertidumbre de “lo desconocido” y los padres, la inquietud de “si comerán lo suficiente” y ¿cómo van a tomar las verduras que antes comian en puré y a diario?

Una forma de facilitarles esta etapa es ofrecerles siempre primero un plato de comida “entera”. Pescado, pasta, arroz, pollo, guisantes… y mantenerles   su puré habitual  de segundo. Según aumenta la cantidad y variedad del  los primeros disminuiremos el puré.

Un plato adecuado para dejar atrás la etapa de los purés es, el que os presento hoy.

Muy fácil de hacer, completo y, por supuesto, lo puede compartir toda la familia

Pechuga de pollo empanada con puré de patatas y espinacas

¿Espinacas? Mi hij@ de 26 meses no se lo come.

Seguro que sí.

¿Qué tal si vemos que montaña nos comemos antes, la montaña de nieve o la montaña de hierba?

Ingredientes:

750gr de patatas

Leche y mantequilla

250 gr espinacas

Filetes de pechuga de pollo

Huevo y pan rallado.

Preparación:

Pelamos y cortamos las patatas.

Los cocemos, mitad agua mitad leche, 30 min.

Las espinacas si son frescas, las lavamos bien y las cocemos con un poco de agua y sal.

Si son congeladas no es necesario descongelar antes de cocerlas.

Hacemos el puré triturando las patatas bien escurridas y es necesario se puede añadir un poco del caldo de la cocción. Poner al fuego e incorporar una cucharadita de mantequilla y  un poco de nuez moscada. Mezclar bien y separar del fuego. Tenemos que conseguir un puré espeso.

Escurrimos muy bien las espinacas y las mezclaremos con la mitad del puré.

Preparamos los filetes de pollo, pasándolos 1º por huevo y después por pan rallado, freímos en aceite de oliva.

Servimos el pollo empanado con 2 montañas de puré, una montaña nevada y otra con hierba.

La cantidad de espinacas puede ir aumentando según se acostumbran al sabor y textura. Estamos en el camino adecuado para llegar a un 1er plato completo: espinacas a la crema.

Esta idea se puede aplicar a numerosos alimentos ¡Animo!

This entry was posted in Recetas para niños, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.