ene 22, 2013 21:50 pm - Publicado por Margarita

Esta es una de esas recetas de invierno, tradicional y sencilla, que pasa de una generación a otra. Perfecta para días frios, como el de hoy.

Es un claro ejemplo de la relación existente entre nuestra gastronomía y los frutos secos.

Ingredientes:

1 pollo cortado en trozos grandes (en octavos)

1 cebolla grande y 2 dientes de ajo.

1 huevo

10/12 almendras

Azafrán (12 hebras aprox.). Laurel (2 hojas) pimienta

½ vaso de vino de cocinar

1 cuchara pequeña de harina o Maicena

Preparación:

Lavar y secar el pollo.

Salpimentamos y en  una cazuela con aceite doramos los trozos de pollo. Sacamos y reservamos.

 

En el mismo aceite, rehogamos la cebolla cortada en juliana hasta que esté transparente.

 

 

Añadimos el ajo laminado, el laurel, la harina y el vino. Removemos para que no se formen grumos.

 

 

 

Agregamos el pollo a  la cazuela y cubrimos con agua caliente.

 

 

Tapamos la cazuela y dejamos cocer 50/60 min.

 

Mientras, cocemos un huevo 10 minutos en agua con sal.

 

Dejamos enfriar y separamos la clara de la yema.

Machacamos las almendras (yo las pico con un cuchillo primero) con la yema y el azafrán.

 

Lo desleímos con un poco del caldo de la cazuela y lo agregamos cuando queden 10 minutos de cocción.

 

 

Servir con la clara de huevo picada por encima.

This entry was posted in Recetas de ave, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.