oct 17, 2012 22:20 pm - Publicado por Margarita

Esta semana como os habíamos prometido, damos comienzo a una nueva sección en el Blog “Las recetas de Margarita” sumergiéndonos en el mundo de los niños.

Somos defensores de la Dieta Mediterránea, de la ingesta variada de todo tipo de alimentos (carnes, pescados, legumbres, frutas, verduras, lácteos…) buscando el equilibrio en el cómputo total de la semana, ya que comer a diario de todo sería imposible.

Como sabéis, en este Blog compartimos con vosotros recetas de todo tipo de productos cárnicos, quesos, embutidos, legumbres y demás productos que se pueden adquirir en Grupo Morán. Son ideas y soluciones para algunas de las comidas de la semana. El resto de los días y comidas hay que completarlos con los diferentes grupo de alimentos.

Yo utilizo la rueda de los alimentos como guía: www.nutricion.org

 

 

Desde el momento del nacimiento, si hay algo que nos preocupa a los padres es “que coman”. Y muchas veces se crea un ambiente de gran tensión según se acerca la hora de la comida.

Después de 24 años dedicada a la EDUCACION (que no enseñanza) con niños de 0 a 6 años he podido aprender una serie de trucos y sobre todo he adquirido unas experiencias que me permito transmitiros.

Los adultos somos los responsables de enseñar nuestros hábitos familiares y de dar ejemplo.

El tiempo de la comida debe de ser un tiempo de tranquilidad, distendido. No a la televisión, mejor el dialogo y la comunicación.

No hay que excederse en el tiempo que un niño debe de permanecer sentado en una mesa. El tiempo adecuado según edad estaría entre 30/40 min., a partir del momento que comen “entero”  Más seria una tortura para ellos.

Deben de sentirse participes, colaborando en alguna actividad en la cocina que puedan realizar por edad, poner y quitar la mesa, aprender a aliñar una ensalada, servirse de la fuente (este truco funciona muy bien, el se lo ha puesto en el plato, luego…. Le cuesta más rechazarlo)

No soy partidaria en convertir la comida en un juego. Pero si que sea una actividad que les resulte atractiva. Se les puede incentivar el interés por conocer sabores nuevos, distinguir colores y formas, temperaturas, diferenciar los alimentos, nombrarlos… Seguramente podemos asociar un alimento que estemos tomando con alguna experiencia, un viaje… (campo, huerta, granja, mercado….)

Mezclar alimentos que les gustan poco o que aún no han comido con otros que sabemos que les encantan. El arroz, la pasta, la carne, el tomate frito, el puré de patata, son esos alimentos comodines que podemos utilizar para este fin.

Y una sugerencia, si vuestro hijo no es un gran comedor, se llena rápido y enseguida dice no puedo más. Probad con un solo plato, se sentirán menos agobiados. Si se llenan con el 1er plato les produce mucha ansiedad pensar que aún les quedan un 2º y un postre.

Pero como es lógico un solo plato tiene que ser variado y equilibrado. Y por supuesto finalizaremos con una fruta.

 

Uniendo todo esto que os he contado hemos decidido que la 1ª receta de esta sección sea:

Ragú de ternera con menestra de verduras.

Tenemos un plato de carne (alimento comodín) y verduras. ¡Con salsa! Un punto a su favor. Diversidad de colores y formas, que nos permitirán estimular la curiosidad y el interés por probar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

This entry was posted in Recetas para niños. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.