sep 23, 2012 19:43 pm - Publicado por Margarita

¡Cambiamos de estación! Llega el otoño.

Esta época del año la considero un periodo de transición que nos aleja del calor sofocante del verano y nos permite prepararnos para los rigores del invierno. En este momento del año me gusta disfrutar de  los días soleados (aún no muy cortos) sin los agobios del verano. Me gusta el olor a tierra mojada (en estos momentos, mientras escribo, está lloviendo) y las tonalidades rojizas que adquieren los arboles, el crujir de las hojas al caminar…

En la cocina, disponemos de una gran variedad de alimentos, pues permanecen muchos de verano, mientras  se incorporan los de otoño y algunos de invierno.

Vamos dando paso, poco a poco, a las sopas, purés, guisos, cocidos, legumbres… y muy importante aumentar el consumo de Vitamina C para prevenir catarros.

Esta semana, en cuanto ha bajado un poco la temperatura, he aprovechado para preparar “un cocidito madrileño”  que hacía meses que no  cocinaba. Pero como no voy a olvidar las ensaladas (me encantan todo el año), el martes por la noche he hecho una con un cierto aire otoñal:

Ensalada de jamón de pato y frambuesas

Ponemos una base de lechugas variadas, las que más os gusten, o escarola.

Añadimos tomatitos Cherry cortados,  los filetitos de jamón de pato y las frambuesas.

Preparamos una vinagreta con 2 cuch. de aceite de oliva, 1 cuh. de vinagre y ½ cuch. de mostaza. Batir bien. Servir por encima de la ensalada.

 

Notas: Se puede añadir una ramita de apio cortada muy menudita. Al jamón de pato es mejor recortar la grasa de los bordes.

 

El Jueves por la tarde he preparado la comida del viernes, el día se presentaba complicado para cocinar. Y menos mal que he sido previsora (terminé el día con una muela menos) Así que además de  lentejas, como entrante, de 2º hice:

Solomillo de cerdo Ibérico con salsa de zanahorias:

1 solomillo de Cerdo Ibérico

1 cebolla, 4 zanahorias, y 1 vaso pequeño de vino blanco para cocina.

En una cazuela, con un poco de aceite, doramos el solomillo por ambos lados, a fuego fuerte (así lo sellamos), salpimentar.

Añadimos la cebolla cortada en trozos grandes, las zanahorias, peladas y  en rodajas. Mezclamos bien y dejamos hacer 2/3 min. , incorporamos el vino, espolvoreamos un poco de tomillo  y dejamos cocer unos 20/25 minutos. Girar la carne frecuentemente. Si fuera necesario se puede añadir un poco de agua durante la cocción.

Sacar el solomillo a una fuente. Pasar la salsa por la batidora, consiguiendo una salsa espesa.

Cortar el solomillo en rodajas, añadir la salsa de zanahorias y servir inmediatamente.

Nota: este plato nos aporta muchas proteínas y si escogemos cerdo ibérico (alimentado con bellotas)  su grasa es “grasa insaturada”.

 

¡Feliz semana!  ¡Ahhh por cierto… ¿Cómo vivís el otoño?

This entry was posted in Recetas fáciles y rápidas, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.